Qué es la Asertividad: significado, ejemplos, técnicas y 7 tips

Qué es la Asertividad: significado, ejemplos, técnicas y 7 tips

La asertividad es cada vez más importante dentro del ambiente laboral, social y familiar. Veamos a fondo en qué consiste la asertividad y cómo desarrollarla de una forma adecuada.

Tobías Brandan
Tobías Brandan
Asesor Profesional

Ese momento tan tenso y frustrante...

 

Un compañero del trabajo ha cometido varios errores y te manda a ti para corregirlos. ¿El problema? Tu estás hasta arriba de trabajo, no quieres tener que echar horas extra, estás agotado emocionalmente y tu compañero tiene problemas para aceptar un no como respuesta.

 

Esta situación no solo es frecuente dentro del ambiente laboral, sino que también se puede vivir en situaciones familiares y momentos cotidianos del día a día: alguien colándose en la fila del súper, un vecino aprovechado, una pareja manipuladora...

 

De primeras, todos podemos pensar que consentir y asumir lo que nos digan nos evitará problemas y discusiones en el momento. Sin embargo, el problema llegará en el largo plazo cuando tu mente no de para más y, lo que en un momento era un comportamiento inactivo, termine por convertirse en un terremoto que se lleve todo por delante (incluido a ti mismo).

 

En un mundo cada vez menos empático, la asertividad es cada vez más valorada por muchas empresas, para poder desempeñar una comunicación efectiva que, como resultado final, acabe mejorando las relaciones interpersonales, el flujo de trabajo y, por lo tanto, los resultados de la empresa. Veamos todo lo necesario para mejorar tus habilidades comunicativas, tanto en el trabajo, como en la vida fuera de él.

 

En este artículo verás:

 

  1. Qué es la asertividad
  2. Tipos de conducta asertiva
  3. Características de la asertividad
  4. Beneficios de la asertividad
  5. Técnicas de asertividad
  6. 7 consejos prácticos para desarrollarla

 

Qué es la Asertividad

 

La asertividad es un método de comunicación en el cual se es capaz de defender una postura propia y/o criticar la de otra persona de forma respetuosa, empleando un vocabulario adecuado y sin perturbar el ego del receptor.

 

En el ambiente laboral, la asertividad pasa a cobrar una importancia muy especial. Según un informe de Adecco, las habilidades comunicativas son una de las 4 aptitudes más demandadas por parte de los diferentes departamentos de recursos humanos.

 

Así de primeras, parece bastante sencillo y fácil de llevar a la práctica, ¿no?

 

Sin embargo, las personas con las que convives en tu día a día no son tan sencillas, tú tampoco lo eres. Ni el contexto al cual te enfrentas diariamente. Pero analicemos primero el elemento más importante de la comunicación asertiva: las personas.

 

Tipos de Conducta Asertiva

 

Al presentarse un problema, una diferencia de opiniones, emociones u objetivos, podemos encontrar diferentes tipos de posiciones en relación con la asertividad: el comunicador agresivo, el pasivo y el asertivo. Veamos las características de cada uno de estos.

 

Pasivo

Asertivo

Agresivo

 

El comunicador pasivo se puede caracterizar por bloqueos al hablar, silencios y el uso de un tono de voz bajo. Este puede evitar la mirada directa hacia la otra persona, muestra una postura hundida y gestos desvalidos.

 

A la hora de expresarse, el comunicador pasivo no es capaz de expresarse de una forma segura o sin sentirse culpable por su postura, ya que pueden dar más importancia a lo que piensan y sienten los demás que a lo que ellos mismos.

 

El comunicador agresivo, a diferencia del pasivo, tiene una gran confianza por lo que siente y piensa. Sin embargo, este no se comunica de la forma correcta con los demás, utilizando un vocabulario o un tono hostil.

 

Al encontrarse en medio de un intercambio de ideas u opiniones, este se toma las opiniones contrarias como un ataque personal en el que no puede haber un punto intermedio. O se gana o se pierde. Tienen muy claro lo que piensan y quieren, pero sin tener en cuenta a los demás.

 

¿Cuál es mejor?

 

Ninguno.

 

Ambos tipos de personas tienen lo que le falta al otro. 

 

Mientras que el comunicador pasivo cuenta con inteligencia interpersonal como para preocuparse por lo que piensan los demás, a su vez anda escaso de inteligencia intrapersonal. Es decir, no tiene claro que es lo que quiere y cómo expresarlo.

 

Y en el sentido contrario, el comunicador agresivo cuenta con la comunicación intrapersonal necesaria para saber lo que quiere, lo que siente y opina, pero anda falto de inteligencia interpersonal.

 

Vale. Pues si ninguna de las dos personalidades es mejor que la otra, ¿Cuál es la menos mala?

 

Nuevamente, hay un empate entre ambas.

 

El gran problema de un comunicador pasivo es que, con el tiempo, su falta de voz a la hora de comunicar su postura en diferentes momentos de su vida diaria, le llevará a sentirse frustrado y perder su autoestima, llegando a momentos de impotencia y ansiedad.

Los problemas que afrontará el comunicador agresivo serán la pérdida de relaciones sociales, las dificultades para construir una carrera profesional sólida e incluso el empeoramiento de la salud física debidos al mal humor.

 

Parece complicado relacionarse con este tipo de personas, ¿cierto?

 

Por suerte, contamos con un modelo adecuado para tratar con ambos tipos: la persona asertiva.

 

Características de la Asertividad

 

Las personas asertivas se caracterizan por lo siguiente:

 

  1. Confían en sí mismos.
  2. Respetan la opinión.
  3. Respetan sus propias opiniones.
  4. Tratan de entender las emociones de los demás.
  5. Buscan el autoconocimiento. Entender sus emociones y sus objetivos.
  6. Crean su propio círculo de amistades.
  7. Se aceptan a sí mismos con lo bueno y con lo malo.
  8. Tratan de corregir sus puntos débiles.
  9. Controlan sus emociones al relacionarse.
  10. Afrontan sus conflictos de manera firme.

 

De forma resumida, podríamos decir que la persona asertiva es aquella que cuenta tanto con inteligencia interpersonal como intrapersonal. Es decir, es consciente tanto de sí mismo como de las personas que le rodean, en cuanto a sentimientos, opiniones, objetivos, virtudes y defectos. 

 

Un estudio sobre la asertividad y el trabajo en equipo elaborado por la Universidad de Alcalá, menciona que la asertividad se caracteriza por tener tres diferentes aspectos: el visual, el vocal y el verbal. Pero como todo conocimiento, este debe contar con un fin al cual le puedas sacar ventaja. Veamos la importancia de la asertividad empleada en el día a día.

 

Beneficios de la Asertividad

 

Si sabes llevar la asertividad a la práctica, podrás ver mejorada tu situación en diferentes aspectos:

  • Tu autoestima se verá mejorada.
  • Evitarás malentendidos debido a una mala comunicación de una idea.
  • Mejorarás las emociones positivas, tanto para uno mismo como para los otros.
  • Facilitarás la comunicación dentro de tu trabajo.
  • Reducirás el estrés y la ansiedad causada por situaciones de conflicto.
  • Desarrollarás tus dotes sociales.

 

Ya conoces lo básico sobre la asertividad. Ahora bien. Ser asertivo es mucho más profundo que saber mostrar tus emociones e ideas a la vez que respetas a los demás. Existen diferentes técnicas de las que podrás hacer uso dependiendo del contexto.

 

Técnicas de Asertividad

 

Si quieres hacer respetar tu postura de una manera correcta, hay diferentes técnicas de asertividad de las que hacer uso a la hora de comunicarnos con los demás:

 

Disco rayado

 

La técnica del disco rayado consiste en, ante las exigencias de otra persona, repetir la misma frase educada y de negación cada vez que el otro insista en su postura. Veámoslo con un ejemplo:

 

Ejemplos de Disco Rayado

 

CORRECTO

-¿Vamos a tomar algo después del trabajo?

- No puedo. Hoy me encuentro muy cansado.

- Venga, que hace ya un mes que no salimos

- No puedo. Hoy me encuentro muy cansado.

- De verdad, no sé por qué a veces eres tan aburrido.

- No puedo. Hoy me encuentro muy cansado.

- El único día que voy a poder salir en mucho tiempo y me lo estás arruinando.

- No puedo, en serio. Hoy me encuentro muy cansado.

- Venga. Hablamos.

El interlocutor está viendo que es imposible sacarte de tu postura y que no tiene ningún poder a la hora de llevar el rumbo de la conversación. De esta forma, acabará desistiendo.

 

INCORRECTO

-¿Vamos a tomar algo después del trabajo?

- No puedo. Hoy me encuentro muy cansado.

- Venga, que hace ya un mes que no salimos

- Me da igual, hoy no quiero.

- De verdad, no sé por qué a veces eres tan aburrido.

- ¿Cómo que aburrido?, ¿y tú qué?

La última respuesta no es la más eficiente a la hora de intentar cerrar una conversación. Cuando alguien se vuelve muy insistente, llegando incluso al desprecio, el disco rayado es una buena forma de ponerle punto y final a la conversación.

 

Banco de niebla

 

La técnica del banco de niebla consiste en dar la razón al otro para cerrar parte de la discusión, pero sin renunciar a nuestra postura. Cuando un individuo se vuelva insistente respecto a su punto de vista, podrás usar fórmulas como la siguiente:

 

Ejemplos de banco de niebla

 

CORRECTO

- No eres capaz de solucionar el problema que estoy teniendo.

- No te voy a negar que el problema está sin resolver.

Al darle la razón algunas afirmaciones de la otra persona, evitarás atacar su ego, además de que no tendrá motivos para la discusión (al estar ambos de acuerdo en el punto a tratar). De esta forma, podrás exponer tus ideas más fácilmente.

 

INCORRECTO

- No eres capaz de solucionar el problema que estoy teniendo.

- Te equivocas.

Una negación directa hacia lo que la otra persona está comunicando puede hacer que esta se vea atacada y que la conversación se alarge en puntos que realmente no tienen mucho sentido a la hora de contribuir a la solución del problema.

 

Acuerdo parcial

 

Con esta técnica, nos ponemos en el lugar de la otra persona, tratando de entender tus opiniones, emociones y problemas, sin abandonar las nuestras. Bajo esta base, se trataría de encontrar un punto intermedio entre ambas partes. Veamos cómo:

 

Ejemplos de acuerdo parcial

 

CORRECTO

- ¡Es que yo ya he trabajado en ello muchas horas y me estoy empezando a cansar!

- Es cierto que has trabajado mucho en esta tarea. Ambos lo hemos hecho. Y como es la responsabilidad de ambos, vamos a llegar a un punto intermedio y lo terminaremos juntos.

No todo es ganar o perder. También puede haber empates. Escucha a la otra persona, analiza si tú también has cometido algún error, como la falta de comunicación y trata de llegar a un acuerdo bueno para ambos.

 

INCORRECTO

- ¡Es que yo ya he trabajado en ello muchas horas y me estoy empezando a cansar!

- ¿Y yo qué? Yo también he trabajado mucho en esto y una vez esté listo, tengo más cosas que hacer que tú.

La técnica del “y yo más” o “y tú más” nos llevará a una conversación dirigida por el ego de cada persona, en la que cada uno intentará quedar por encima del otro, llegando incluso a degradar el tono de la conversación.

 

Aserción negativa

 

La aserción negativa consiste en reconocer los errores propios ante las personas que nos critican o van a criticarnos. De esta forma, dejaremos sin argumentos al interlocutor, mostrando una mayor seguridad y conocimiento sobre uno mismo, sin tener que pedir disculpas por ellos. Un ejemplo:

 

Ejemplos de aserción negativa

 

CORRECTO

- Nunca se puede confiar en ti cuando hay un problema…

- Es cierto que a veces soy un poco despistado o no sé exactamente cómo hacer las cosas.

Si alguien está muy insistente en su crítica contra tí, reconocer errores y asumir los problemas es algo que puede dejar sin palabras al interlocutor.

 

INCORRECTO

- Nunca se puede confiar en ti cuando hay un problema…

- Lo siento mucho. Soy un completo desastre.

Este tipo de respuestas disminuirán tu autoestima y confianza. Aunque puedas cometer errores, no puedes pasarte todo el tiempo pidiendo disculpas por cada situación.

 

Pregunta asertiva

 

Cuando una persona esté lanzando críticas hacia ti, podrás crearle confusión si le das la razón y le preguntas cómo lo haría él si estuviera en tu lugar. Veámoslo con un ejemplo de conversación breve:

 

Ejemplos de pregunta asertiva

 

CORRECTO

- De verdad, no te sale absolutamente nada bien.

- Es verdad que a veces tengo problemas. ¿Me ayudas?

De esta forma podrá ver si este de verdad tiene interés en solucionar los incidentes o no. En el caso de que acepte ayudarte o explicarte cómo hacer algo, notarás si realmente sabe solucionar tu problema o si está quejándose por algo que él tampoco sabe hacer.

 

INCORRECTO

- De verdad, no te sale absolutamente nada bien.

- Pues como a ti.

Este tipo de contestaciones llevarán la conversación a un sin sentido con un resultado de cero conclusiones, tanto para ti como para el interlocutor.

 

Interrogación negativa

 

Esta técnica consiste en pedir aclaraciones al interlocutor cuando nos esté atacando de forma directa o indirecta y sientas que esta crítica hacia tí, no tenga muchos fundamentos. Veámoslo con un ejemplo:

 

Ejemplos de interrogación negativa

 

CORRECTO

- Siempre soy yo el que lo tiene que hacer todo...

- Perdona. ¿Me puedes explicar eso de que siempre lo haces todo?

De esta forma, el interlocutor podrá exponer sus ideas y opiniones. De una forma clara. Dejándolo hablar sin interrupciones, podrás valorar si su queja está justificada o no.

 

INCORRECTO

- Siempre soy yo el que lo tiene que hacer todo…

- (silencio)

Si hay un conflicto, es mejor tratar de solucionarlo antes que evitar la conversación.

 

Aplazamiento Asertivo

 

En el momento de la discusión, si ves que no cuentas con la suficiente información para afrontar la discusión defendiendo tu parte, mediante el aplazamiento asertivo podrás posponer la confrontación, ganando tiempo y evitando renunciar a tu opinión o tus derechos en el momento. Aquí tienes otro ejemplo:

 

Ejemplos de aplazamiento asertivo

 

CORRECTO

- ¿Por qué no has sido capaz de solucionar esto?

- Mira, había más personas y factores responsables de esta tarea. ¿Podemos aplazar esta conversación para analizar exactamente qué es lo que ha pasado?

De esta forma, ganarás tiempo y podrás encontrar una razón o una solución para el problema antes de tener que verte forzado a reaccionar sobre algo de lo que no estás seguro.

 

INCORRECTO

- ¿Por qué no has sido capaz de solucionar esto?

- Pues no lo tengo muy claro. Intentaré arreglarlo lo antes posible. Lo siento.

Si no tienes claro cuál es la causa de un problema y te pilla desprevenido, pide un tiempo muerto. Analiza la situación y reflexiona antes que pedir perdón por algo que no sabes si es tu culpa.

 

7 Consejos Prácticos para Desarrollarla

 

Si has llegado a esta sección es porque, además de saber toda la teoría, quieres saber cómo poder desarrollar tu comunicación asertiva de manera que mejores tus experiencias sociales, tanto para los que te rodean como para ti. Estos son algunos consejos para que empieces a mejorar tus aptitudes desde ya:

 

  1. Empieza por cosas pequeñas. No tienes por qué empezar por lo más duro y llevarle la contraria a tu jefe. Puedes empezar a aplicar las técnicas de asertividad en cosas pequeñas como cuando alguien se cuela en la fila de la caja o cuando quieres decirle a tu grupo de amigos donde te apetece comer.
  2. Expresate. Aunque pueda parecer muy obvio, muchas personas esperan que los demás las comprendan, sin ni siquiera soltar una palabra. Los demás no pueden leerte la mente.
  3. Práctica la asertividad. Es posible que no seas un gran comunicador y que tengas miedo a que se malentiendan tus palabras o te acaben juzgando por tus opiniones y emociones. Sin embargo, la práctica es la clave del éxito para la asertividad y para cualquier otro tipo de disciplina.
  4. Ve al grano. Al expresar lo que quieres en un determinado momento, no es necesario que te andes con rodeos y explicaciones innecesarias.
  5. No pidas perdón, si no estás seguro de la causa del problema. Toma tu tiempo para analizar la situación y, posteriormente, decidir.
  6. No te sientas mal por lo que pienses o quieras. Tus deseos y necesidades son tan importantes como los de la otra persona.
  7. Evita las personas tóxicas. Debes tener claro que, para determinados tipos de personas, ser asertivo no te llevará a ninguna parte. Si puedes, alejate de ellos. En el caso de que estés obligado a comunicarte con ellos, puedes emplear una estrategia de no exponer tus sentimientos y opiniones, pero siempre poniendo como límite, tu dignidad y derechos fundamentales.

 

En Resumen

 

  • Ser asertivo implica tener consciencia, tanto de tus opiniones, emociones y objetivos como las de los demás.
  • Tanto el comunicador pasivo como el agresivo tienden a verse en situaciones problemáticas debido a su falta de competencias comunicativas.
  • Mejorar la comunicación asertiva supone un aumento en la autoestima y una mejora en la comunicación, tanto a nivel laboral como a nivel social y familiar.
  • Hay diferentes técnicas de comunicación asertiva, dependiendo de la situación en la que te veas envuelto (disco rayado, banco de niebla, acuerdo parcial, aserción negativa, pregunta asertiva, interrogación negativa y aplazamiento asertivo).
  • La asertividad no es un don de nacimiento para la comunicación. Se puede aprender y desarrollar a través del conocimiento y la práctica.

 

Para llegar a entender a otra persona, la empatía es algo fundamental. En un mundo en el que todos dependemos de todos, parte de tu éxito se deberá al saber conectar con las emociones, ideas y objetivos de otras personas.

 

Tan solo ten en mente que cuando le digas que sí a alguien, no te estés diciendo no a ti mismo.

 

Tu momento para expresarte ha llegado.

 

Espero que ahora tengas más claro el concepto de asertividad y cómo poder alcanzarlo de la mejor forma posible. ¿Y tú?, ¿te consideras alguien asertivo?, ¿Has vivido momentos desesperantes con personas agresivas o pasivas? Cuéntanos tu historia abajo en los comentarios:)

Valora mi artículo: asertividad
Media: 5 (1 votos)
Gracias por votar
Tobías Brandan
Tobías Brandan
Tobías Brandan es un asesor profesional y escritor de guías en Zety. Tobías es un experto en el mundo laboral, comprometido en aportar consejos de valor para personas en búsqueda de empleo. Sus guías te capacitarán para hacer currículums y cartas de presentación ganadoras.
Linkedin

Artículos Similares