Tú tienes el control de tus datos

Usamos cookies para adaptar a los usuarios la experiencia de creación de currículums y cartas de presentación. Po eso, puede que compartamos tus datos de uso con terceros. En nuestra Política de Cookies encontrarás más información sobre cómo las usamos. Si quieres ajustar tus preferencias de uso de cookies, haz clic en el botón “Configuración” de abajo. Para aceptar todas las cookies, haz clic en “Aceptar”.

Configuración Aceptar

Configuración de las cookies

Haz clic en las casillas de los tipos de cookie de abajo para adaptar tu experiencia en el sitio web a tus preferencias. Puedes aceptar, rechazar o retirar el consentimiento de uso de las cookies. Ten en cuenta que, si las inhabilitas, tu experiencia en el sitio web se puede ver afectada. Para obtener más información al respecto, visita nuestras Políticas de Cookies y de Privacidad.

Selecciona los tipos de cookie que quieres aceptar

De analíticas

Estas cookies nos permiten analizar cómo las personas usan nuestro Sitio Web y ofrecerles una mejor experiencia. Las cookies de analíticas que se usan en el Sitio Web no te identifican ni nos permiten enviarte publicidad adaptada a ti. Por ejemplo, puede que usemos cookies o tecnologías de seguimiento con fines relacionados con analíticas, para determinar el número de personas que visitan el Sitio Web, identificar cómo los visitantes se desplazan por este y, en particular, las páginas a las que acceden. Esto nos permite mejorar el Sitio Web y nuestros servicios.

De rendimiento y personalización

Estas cookies nos permiten darte acceso a una experiencia adaptada a ti. Las cookies de personalización se usan para ofrecerte contenido, incluidos anuncios, que te resulten pertinentes según tus intereses, tanto en nuestro Sitio Web como en otros de terceros. Esta personalización se basa en cómo interactúas con los distintos elementos del Sitio Web y en el seguimiento que hacen del contenido al que accedes (incluidos los vídeos que veas). También puede que recojamos información sobre el equipo informático y la conexión para adecuar la experiencia a tus necesidades. En algunas de tus visitas, puede que usemos herramientas de software para medir y recoger información sobre la sesión, incluidos datos sobre los tiempos de respuesta de las páginas, los errores de descarga, el tiempo invertido en ciertas páginas y las interacciones con las páginas.

De publicidad

Estas cookies son de terceros y se usan para ofrecerte contenido adaptado a ti basándose en los temas en los que muestras interés (por ejemplo, anuncios de Facebook que podrían interesarte) y te permiten interactuar mejor con redes sociales como Facebook.

Necesarias

Estas cookies son fundamentales para que el Sitio Web marche bien y puedas usar sus funciones. Las cookies necesarias siempre se almacenarán porque son necesarias para que el Sitio web funcione correctamente. Algunas de estas cookies son las que almacena el servicio, las que permiten mantener tu cuenta, las que dan acceso al creador de currículums, las de las páginas de pago, las que crean identificadores de tus documentos y las que guardan tus preferencias de consentimiento.

Para ver la lista detallada de cookies, haz clic aquí.

Guardar preferencias
Mi Cuenta
El proceso de Toma de Decisiones Profesional en un Empresa

El proceso de Toma de Decisiones Profesional en un Empresa

En un mundo laboral en constante cambio, el proceso de toma de decisiones puede suponer una gran diferencia entre un trabajador más y uno con posibilidades de ser ascendido.

¿El cable rojo o el azul?

 

No tienes mucho tiempo para pensar.

 

Poco a poco vas asumiendo más responsabilidades dentro de tu empresa y eso incluye un proceso constante de toma de decisiones que pueden suponer el éxito o fracaso de todo el equipo, haciendo explotar todo por los aires (metafóricamente, claro).

 

Es por ello que la toma de decisiones debe seguir un método efectivo con el cual puedas ejecutar la mejor solución de la manera más efectiva y, si los resultados no son los esperados, aprender de estos para la siguiente decisión que debas ejecutar.

 

En este artículo verás un método de 8 pasos sencillo y práctico para poder implementar la toma de decisiones en el mundo laboral y empresarial, facilitando la ejecución y valoración de sus resultados.

 

Pero antes, empecemos por lo básico...

 

¿Quieres ahorrar tiempo y crear tu CV en 5 minutos? Prueba nuestro editor de currículums online. Es rápido, fácil, práctico y 100% personalizable. 18 plantillas de currículum profesionales para rellenar aquí.

 

Crea tu CV ahora

 

editor de currículums
editor de currículums

Plantilla de curriculum creada a partir de nuestro editor de CVs: Con nuestro editor podrás hacer tu CV online.

Nicolás, uno de nuestros usuarios, dijo:

 

Mi currículum ocupaba un poco más de dos hojas. Con el editor de Zety pude hacerlo en tan sólo una, manteniendo un diseño profesional.

 

Qué es la toma de decisiones

 

Antes que nada.

 

La toma de decisiones es el proceso por el cual se actúa respecto a una situación, ya sea para solucionar un problema o para mejorar una condición previa, eligiendo entre varias opciones. Para una buena toma de decisiones, es necesario contar con iniciativa, responsabilidad y capacidad de análisis.

 

En la vida diaria, tomar decisiones es fundamental en casi todo momento. Pero… ¿Y en la vida profesional?

 

Un estudio de la Universidad Rafael Landívar afirmó que la influencia en la toma de decisiones es importante para que pueda haber una buena productividad laboral. Dentro del entorno laboral, la parte con mayor responsabilidad para dar respuesta a los problemas es el manager, ya sea afrontando la situación o instruyendo adecuadamente a los trabajadores.

 

Pero, como todo proceso, este requiere de una serie de pasos para llevarlo a cabo de forma correcta.

 

Las 8 etapas en la toma de decisiones

 

El Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría propuso un método de 5 fases para aplicar la toma de decisiones bastante sencillo. Sin embargo, dentro del ambiente profesional, hay algunos factores adicionales que deberían tenerse en cuenta. Veamos cada uno de ellos.

 

1. Identificación del Objetivo/Problema

 

Aunque se trate de un paso obvio, saber identificar un problema o una potencial mejora de la situación actual, no es algo que todo el mundo sea capaz de ver. Algunas veces puedes recibir información sobre la situación, pero en otras ocasiones deberás tener capacidades de análisis y aptitudes para tomar la iniciativa.

 

2. Identificación de aspectos a tener en cuenta

 

En situaciones en las que la toma de una decisión pueda ser muy compleja, puede ser necesario identificar los diferentes factores que pueden influir en el desarrollo de esta (tanto positivos como negativos). Estos factores pueden ser:

  • Tiempo necesario.
  • Personas que puedan ejecutarla.
  • Costo económico.
  • Posibles reacciones positivas.
  • Posibles reacciones negativas.
  • Resultados en el corto/medio/largo plazo.

 

3. Definición de su importancia

 

Dentro del ambiente laboral, son muchas las decisiones que hay que tomar en el día a día. Es por ello que es necesario saber priorizar, ya que algunas generarán un mayor impacto que otras. También puede ser que algunas sean de máxima necesidad y, por lo tanto, su implementación deba ser prioritaria.

 

Si buscas consejos sobre la toma de decisiones de manera constante, lee nuestra guía sobre el multitasking.

 

4. Planteamiento de diferentes soluciones

 

En esta etapa se debe idear diferentes caminos a seguir tratando de buscar la decisión correcta. A la hora de proponer diferentes soluciones, si se cuenta con experiencia previa, estas ideas pueden llegar de forma automática debido al conocimiento desarrollado. En el caso de contar con los conocimientos necesarios para hallar una solución basada en la experiencia, se pueden aplicar métodos como la lluvia de ideas, en los que la creatividad jugará un papel fundamental.

 

5. Valorar las diferentes posibilidades

 

Una vez planteadas las diferentes opciones posibles a llevar a cabo, es hora de valorarlas de la manera más objetiva posible. Para esta tarea, el trabajo en equipo es altamente recomendado, para poder obtener opiniones desde diferentes perspectivas.

 

Desde el punto de vista laboral y empresarial, hay buscar la manera de poder valorar las posibilidades de formas cuantitativas. Es decir, tener en cuenta el número de horas, coste, porcentajes en los que puede mejorar o empeorar la situación, etc. Al final, lo más importante para una empresa, son los resultados cuantitativos.

 

6. Descartar y elegir la mejor

 

Una vez planteadas las ideas y con una valoración cuidadosa de cada una de ellas, es hora de tomar decisiones. A la hora de elegir la implementación correcta, se puede actuar en función del resultado que busques y de los recursos de los que dispongas:

  • Mayor impacto. La que pueda generar el mayor impacto positivo, aunque pueda ser arriesgada.
  • Menor coste. La decisión que implique el menor gasto de recursos económicos, capital humano o medios de producción.
  • Rapidez. La que se pueda aplicar con la mayor ligereza posible.
  • Menor riesgo. La que pueda garantizar con mayor seguridad un buen resultado.
  • La más óptima. La que combine dos o más de los factores anteriores, de la forma más conveniente para la situación, el equipo y la empresa.

 

7. Implementación de la decisión

 

Es el momento de implementar la solución final. Aún contacto con posibles estimaciones, la manera más fiable de evaluar una decisión, será aplicándola. A raíz de esta ejecución, podrán aparecer nuevas tomas de decisiones de una importancia menor, para perfilar los resultados y el manejo de ellos.

 

8. Evaluación del resultado final

 

Se tomó la decisión. Ahora es el momento de saber si funcionó o no. ¿Sigue existiendo el problema? ¿Se han mejorado los resultados? Recuerda que para valorar el resultado final, lo más adecuado es analizar los datos cuantitativos: ahorros de tiempo, dinero, recursos, mejora de la productividad, etc.

 

En el caso de que los resultados no hayan sido positivos, se deberá hacer un análisis sobre la toma de decisiones que se hizo y sobre qué elementos fallaron: ¿Fueron inesperados o previsibles? ¿se pueden corregir?

 

El aspecto positivo es que ahora contarás con más información y experiencia para tomar nuevas decisiones en el futuro. De modo que, si fallaste en la toma de tu decisión, vuelve al punto 4 y sigue el proceso de nuevo.

 

 

Afortunadamente, las situaciones de “cable rojo o azul” no son lo común en el día a día. Sin embargo, tu carrera irá evolucionando así como los problemas, de modo que te encuentres en situaciones de todo o nada, en las que deberás estar preparado para tomar la decisión correcta.

 

El éxito nunca está garantizado.

 

Pero una cosa es segura: practicando la toma de decisiones desde ya y aprendiendo tanto de las decisiones positivas como de las negativas, hará que tengas más probabilidades de lograr mejores resultados en el futuro.

 

Es el momento de tomar las riendas.

 

Ahora que ya sabes implementar el proceso de toma de decisiones de una forma sistemática, cuéntanos. ¿Cuál va a ser tu próxima decisión? ¿Buscas mejorar la toma de decisiones en tu vida personal o en tu vida profesional? Escríbenos tus ideas y experiencias abajo en la sección de comentarios:)

Valora mi artículo: toma de decisiones
Media: 5 (4 votos)
Gracias por votar
Tobías Brandan
Tobías Brandan es un asesor profesional y escritor de guías en Zety. Tobías es un experto en el mundo laboral, comprometido en aportar consejos de valor para personas en búsqueda de empleo. Sus guías te capacitarán para hacer currículums y cartas de presentación ganadoras.
Linkedin

Artículos Similares

Excusas para no ir a Trabajar (Estudio 2021)

Excusas para no ir a Trabajar (Estudio 2021)

Todos nos sabemos las típicas excusas: estoy enfermo, tengo que ir al médico, se averió el coche... ¿Pero cuantas personas las usan para faltar al trabajo? Veámoslo más a fondo.