Mi Cuenta
Mindfulness: Qué es + Beneficios de practicar Mindfulness

Mindfulness: Qué es + Beneficios de practicar Mindfulness

Mantén tu atención plena en el momento presente y consigue beneficios para tu salud física y emocional.

¿Te has sentido estresado a pesar de que vives una vida llena de comodidades en donde se podría decir que tienes todo?

 

¿Sientes angustia y estrés recurrente, pero ya no te das cuenta de ello, porque ha pasado a ser algo común y permanente en tu vida?

 

Cada persona es un mundo y el estrés le impacta de diferentes maneras y por diferentes situaciones pero lo que es un hecho es que en la actualidad la gente vive muy estresada.

 

¿Quieres saber qué es lo que realmente causa el estrés y cómo puedes mejorarlo con Mindfulness?

 

Sigue leyendo este artículo y podrás descubrir...

  • ¿Qué es y para qué sirve el Mindfulness?
  • ¿Cómo saber si necesitas practicar Mindfulness? y ¿Para qué?
  • ¿Qué beneficios te puede traer el practicar Mindfulness?
  • Algunas técnicas básicas de Mindfulness para que comiences 

 

¿Quieres ahorrar tiempo y crear tu CV en 5 minutos? Prueba nuestro editor de currículums online. Es rápido, fácil, práctico y 100% personalizable. 18 plantillas de currículum profesionales para completar aquí.

 

Crea tu CV ahora

 

plantilla de curriculum

Plantilla de curriculum creada a partir de nuestro editor de CVs: Puedes crear el tuyo en nuestro editor de CV online.

Nicolás, uno de nuestros usuarios, dijo:

 

Mi currículum ocupaba un poco más de dos hojas. Con el editor de Zety pude hacerlo en tan sólo una, manteniendo un diseño profesional.

 

Mindfulness: Origen y Significado

 

Antes de darte una definición de Mindfulness, me gustaría comenzar por definir el estrés.

 

El Origen del Mindfulness

En psicología la práctica de Mindfulness atrajo el interés de los investigadores a mediados de los años 1970, cuando comenzaron a contrastar sus efectos con las con- ductas de mindless (no estar presente) en las interacciones sociales (Langer & Moldoveanu, 2000).

La Sociedad del Estrés.

 

Se nos ha vuelto un hábito decir que estamos estresados, pero realmente entendemos que es el estrés. Realmente sabemos qué es lo que nos genera. Se puede quitar.

 

Según Mindfulscience.es:

El estrés es una respuesta biológica natural de nuestro organismo que se activa para enfrentar una amenaza.

Todo ese estrés que sientes se genera en tu cabeza y después se envía a todo tu sistema nervioso, lo que explica esa atención en la espalda o el que a veces te sientas fatigado a pesar de haber “dormido“.

 

¿Por qué genera nuestro cerebro estos impulsos, si se supone que solo son para enfrentar una amenaza?

 

Bueno, todo esto se debe a una característica muy importante y peculiar del cerebro humano, que es, el no poder distinguir entre lo real y lo ficticio o imaginado.

 

Entonces, cuando pensamos en situaciones de “amenaza”, nuestro cerebro activa este mecanismo incluso aunque no esté pasando nada en nuestra realidad presente.

 

Así es, para estresarte no necesitas estar presente en una situación de riesgo, sólo basta con que te la imagines.

 

La ironía de nuestra sociedad... tenemos avances tecnológicos que eran inimaginables hace unas décadas, hemos aumentado la calidad de vida en los últimos años drásticamente; sin embargo, vivimos también más estresados que nunca antes.

 

Nuestros pensamientos están llenos de situaciones estresantes que no están pasando en el presente, pero si habitan en nuestra cabeza; lo que provoca que el cerebro tenga que activar el mecanismo del estrés todo el tiempo.

 

Podemos estar sentados en nuestro sofá viendo Netflix físicamente, pero nuestra mente se encuentra a kilómetros de distancia y en días o meses de diferencia, pensando en situaciones hipotéticas estresantes.

 

Podría parecer una característica muy inconveniente, el hecho de que el cerebro no puede distinguir entre lo bueno y lo malo, pero en realidad somos nosotros quienes le damos un mal uso.

 

Esto funciona por igual, tanto para los pensamientos negativos que generan estrés, como para los pensamientos positivos que generan felicidad.

 

El cerebro solo responde a lo que nosotros le damos de comer, pero los que decidimos que cómo alimentarlo somos nosotros.

 

Por todo esto, nace el Mindfulness, que no es más qué vivir el presente, pero continúa leyendo que te detallo sobre su significado y beneficios.

 

Definición de Mindfulness

 

Existen diferentes maneras de definir el Mindfulness.

 

En este artículo hemos recopilado algunas definiciones de diferentes autores, recuperadas directamente de un artículo publicado por el departamento de Psicología de la USP: 

 

Derivado del término budista “sati” o “smrti”, el término “Mindfulness” fue traducido por primera vez por Thomas William Rhys Davids en el 1881.

 

Para la filosofía budista, el Mindfulness es el “fomentar conscientemente la felicidad duradera”.

 

Si traducimos literalmente la palabra en inglés Mindfulness, tendriamos: Mind (Mente) + Fulness (Pleno / Plenitud) = Mente plena.

 

Algunos autores lo han definido como: “la capacidad de estar en el presente”.

 

Otros hablan de Mindfulness como: “la acción de enfocar conscientemente nuestra atención en algo que se encuentre en el momento presente, siempre de una manera neutral”

 

Cuando toda nuestra atención está enfocada en el presente, automáticamente se produce un equilibrio en nuestra persona alineando cuerpo mente y espíritu.

 

¿Por qué?

 

Mientras que nuestra mente y espíritu, pueden viajar en diferentes planos de tiempo y espacio, nuestro cuerpo físico solo permanece en el plano presente, volviéndose el único tiempo y espacio en el que los 3 se pueden alinear, para funcionar de manera armónica.

 

¿Cómo detectar si el Mindfulness podría beneficiarme?

 

Podría ser que en este punto de la lectura el Mindfulness te parezca algo interesante, pero aún estés tan seguro de por qué lo necesitas o por qué deberías practicarlo; pero no te preocupes, a continuación te daré algunos ejemplos de situaciones cotidianas que demuestran y sostienen las premisas básicas del Mindfulness…

 

Aquí hay varios ejemplos clarísimos del porqué, podría ser importante para mejor tu calidad de vida la práctica de Mindfulness. 

 

Te vas a sorprender cuando descubras que la mayoría de las situaciones que te presento a continuación, las vives a diario de manera inconsciente...

 

1. Búsqueda Insaciable e Inservible de la “Relajación”.

 

Muchas veces ignoramos algo tan sencillo como nuestra respiración para relajarnos y buscamos actividades exóticas como ir a un Spa por un masaje, o darnos una escapada de la “estresante ciudad” a alguna playa o sitio de la naturaleza. 

 

Claro, nadie va a negar que ambos planes suenan perfectos para relajarse y de hecho funcionarían si nuestra mente nos acompañara, pero la mayoría de las veces nuestros malos hábitos cognitivos, se olvidan de empacar a nuestra mente, dejándola en esas situaciones estresantes de las que queremos huir planeando dichas experiencias “relajantes”, por lo que no vemos cambios ni resultados. 

 

En vez de vivir el momento presente, pasamos los 60 minutos del masaje, o el fin de semana completo de escapada a la playa, pensando en cosas que no están pasando.

 

2. Falta de Atención disfrazada de “Mala Memoria”

 

Otra situación muy común que podrías tomar como una señal de que necesitas Mindfulness es esa sensación recurrente de que has olvidado algo.

 

Por ejemplo, ¿te ha pasado que de pronto te entra una angustia por no recordar si hiciste o no cosas cotidianas, como apagar la estufa antes de salir o cerrar el auto que has dejado aparcado en la calle? 

 

Esto no es porque tengas mala memoria como muchos podríamos creer. Lo que sucede es que hacemos este tipo de acciones de manera automática, pero nuestra mente no está presente al momento que se llevan a cabo, por lo que cuando nos preguntamos si lo hicimos o no, nuestra mente no tiene ningún registro consciente de ello. Es decir, mientras realizábamos dicha acción físicamente, mentalmente estábamos en otro plano de tiempo y espacio, completamente diferente.

 

3.Vida Salvaje Animal vs “Vida Salvaje” Humana.

 

Otro ejemplo muy claro, que respalda las propuestas del Mindfulness, es la comparación entre el comportamiento de los animales salvajes y los humanos.

 

Por ejemplo, cuando una gacela se encuentra tranquila pastando y de pronto se ve amenazada por un león, que la acecha. ¿Qué va a pasar?

 

Automáticamente la gacela sentirá el miedo y la amenaza, alertando a su cerebro para dejar de hacer cualquier cosa y concentrarse en ayudarla a huir, activando los mecanismos de defensa del estrés. 

 

La gacela se va a alterar en todo sentido, desde la activación de su sistema nervioso, que acelerará las pulsaciones de su corazón, ocasionando que este bombeé más sangre, mejorando la oxigenación de sus piernas, para volverla más rápido.

 

Una vez que el venado logra salir de esa situación de riesgo, regresa al estado inicial de plena calma, y por ende su cerebro y cuerpo, regresan a las funciones interrumpidas por el incidente.

 

Ahora, ¿Qué pasa cuando los humanos vivimos una situación estresante? 

 

Quizas la primera parte donde el cerebro se activa para huir del peligro funcione igual; sin embargo. Una vez a salvo, llevamos dicha situación que ya no es parte de nuestra realidad presente a nuestro cerebro, para prolongarla mucho más de lo que pudiera durar mientras fue real.

 

¿Lo ves?

 

Una vez más, parecería que el cerebro juega en nuestra contra para mantenernos estresados pero en realidad somos nosotros los que lo alimentamos con pensamientos para mantenerlo a él enfocado en ellos, y distrayendo lo de lo que verdaderamente es bueno y natural.

 

De ahí el origen de los dichosos “traumas de la infancia” o traumas en general qué no son más que una prolongación exagerada de un mecanismo de defensa que si bien podría ser beneficioso como un aprendizaje para evitar la misma situación de riesgo, se convierte en una herida emocional que impacta incluso físicamente en nosotros, y puede llegar a tener el mismo efecto incluso cuando han pasado años de qué sucedió en el plano real.

 

¿Cuáles son los beneficios reales que traerá el practicar Mindfulness a mi vida?

 

Existe una serie de estudios que han probado científicamente los beneficios que traen las prácticas de Mindfulness a la vida de todos los que lo practican.

 

Áreas en las que el Mindfulness nos trae beneficios

 

Algunas de las áreas en las que Mindfulness impacta positivamente en nuestras vidas son:

  • Salud física y mental.
  • Efectos antidepresivos.
  • Equilibrio emocional.
  • Sueño profundo y descanso real.
  • Estado de ánimo.
  • Empatía y compasión hacia los que nos rodean.
  • Mejora en las habilidades sociales.
  • Relaciones afectivas de mayor calidad.
  • Entorno laboral.
  • Atención y memoria.
  • Resolución de problemas y asertividad.
  • Resiliencia.

 

Entre muchas otras…

 

¿Impresionante, no? Aunque esta lista de beneficios podría parecer sacada de un comercial de productos milagro. 

 

No lo es. 

 

El Mindfulness, no es otra cosa que ciencia pura y está respaldada en múltiples estudios e investigaciones científicos que prueban los efectos, que su práctica trae a la vida de todos los humanos.

 

Ejemplos de Cómo Funciona el Mindfulness en Beneficio de quienes lo practican.

 

Optimización de nuestra salud física.

 

La ciencia ha comprobado que existe una conexión directa entre la mente y el cuerpo, por lo que todo lo que se produce en nuestra mente, llámense emociones, sentimientos, pensamientos etc. tienen un impacto directo en nuestro físico, desde sensaciones en determinadas partes del cuerpo, como lo es el dolor, por ejemplo, hasta impacto directo en nuestra salud física, provocándonos incluso trastornos y enfermedades como: colitis nerviosa, alopecia nerviosa, etc. que tal y como su nombre lo dice son generadas gracias a los efectos del estrés.

 

¿Cómo lo sabemos?

 

Pensémoslo de esta manera. Como te he mencionado anteriormente, tu cerebro reacciona cuando detecta una situación de estrés (aun cuando esta es solamente imaginaba por ti), frenando todo para enfocar todos sus recursos en salvarte de esa situación.

 

Entonces, si todo el tiempo tu cerebro está en “modo estrés”, ocupado tratando de ayudarte a salir de dicho riesgo; de la misma manera está dejando en pausa los procesos naturales que debería llevar a cabo, si estuvieras en un estado de reposo o calma, por ejemplo: regeneración de células, digestión, circulación y cualquier otro tipo de procesos hablando a nivel orgánico.

 

Es por esto, que hoy en día, gran parte de las enfermedades más comunes en nuestra sociedad son provocadas por la ansiedad y el estrés.

 

Con la práctica constante de Mindfulness, puedes lograr que tu mente permanezca en calma mayor tiempo, y que dedique el tiempo debido a sus funciones naturales.

 

Optimización de nuestras funciones cognitivas.

 

Así como en el plano físico, en el plano mental, también se ponen en pausa las actividades cognitivas cotidianas para entrar al “estado de huida”. Y cuando regresamos al estado de relajación, nuestro cerebro inmediatamente regresa a sus funciones cognitivas cotidianas y básicas como por ejemplo: aprender, razonar, solucionar problemas, tomar decisiones, prestar atención a lo que estás haciendo, memorizar, etc.

 

Por lo que si vivimos en un estrés constante, estas funciones cognitivas permanecen nubladas o limitadas impidiéndonos hacer uso de ellas.

 

De esta manera, el Mindfulness, nos permite incrementar nuestra concentración, aprender más rápido, memorizar fácilmente, etc.

 

Bien, ahora que te has enterado de las maravillas que el Mindfulness podría regalarte, seguro que lo quieres intentar y más aún cuando veas las técnicas tan sencillas y fáciles que hay para comenzar…

 

A continuación te he enlistado algunas de las más básicas, pero también eficientes que incluso podrías practicar al terminar de leer este artículo.

 

3 Técnicas Básicas y Fáciles de Mindfulness.

 

En su Artículo científico; Juan Francisco Gálvez explica que existen muchísimas maneras de practicar Mindfulness, y de hecho estas técnicas se pueden dividir en dos tipos: la formal y la informal.

 

La práctica formal incluye algunas técnicas muy básicas como:

  • Centrar toda nuestra atención en nuestra propia respiración
  • Enfocar nuestra atención en cada una de las partes de nuestro cuerpo haciendo un escaneo.
  • Meditación al caminar.

 

La práctica informal incluye técnicas variadas, para cambiar el enfoque de tu atención a ciertas cosas específicas de manera voluntaria.

 

Ambos tipos de prácticas pretender mejorar la presencia de la mente en ningún otro lugar que no sea el presente. 

 

1. Respiración

La premisa es simple: una respiración calmada trae calma.

Según la página de mindfulscience.es “la respiración es la herramienta de transformación mente cuerpo más poderosa que poseemos como especie”

 

Cuando estás en medio del estado de estrés, tu cuerpo comienza a respirar de una manera más acelerada que comúnmente.

 

Esto manda una señal directa que dispara tus estados emocionales de miedo y ansiedad.

 

Por lo que la manera más directa y fácil de revertirlo es calmando tu respiración.

 

Si regresas tu respiración a un ritmo normal Los impulsos que generan la sensación de miedo y angustia paran.

 

Solo debes volverte consciente de tu respiración y comenzar a inhalar y exhalar de manera profunda y lenta.

 

2. Detecta de tus posibilidades reales.

 

Cuando te sientas angustiado por alguna situación que sucedió en el pasado o que posiblemente ocurra en el presente, pero que no esté pasando en el aquí y en ahora; detente un momento y pregúntate:

 

“¿Hay algo que realmente puedas hacer en el preciso momento en el que te encuentras?”

 

  • Si la respuesta es NO, deberías entender que el miedo y la ansiedad que sientes no son reales, ni ayudan en nada, son sentimientos que tú mismo estás autogenerando y no cumplen ninguna función, más que distraer a tu cerebro de lo que sí es real.
  • Si la respuesta es SÍ, cambia el enfoque de tu atención para buscar la posible solución, en vez de solo dale vueltas al problema como tal.

 

3. Escaneo Sensorial de tu Cuerpo. (Body Scan Mindfulness)

 

Por un momento, pon atención de manera consciente a las sensaciones presentes de tu cuerpo que estás ignorando, por sobreponer en un plano principal esos pensamientos abrumadores.

 

Recorre mentalmente, cada una de las partes de tu cuerpo, enfocándote en qué estás sintiendo. 

 

Por ejemplo: concéntrate en los dedos de tus pies y comienza a sentir, ¿qué están tocando? ¿rozan con tus calcetines? ¿Sienten frío o calor? 

 

Y así, continua hasta haber enfocado todas las partes de tu cuerpo.

 

¿Lo ves? Algo grandioso del Mindfulness es que no se necesita de ningún tipo de material o conocimientos específicos para comenzar a practicarlo, es tan simple que solo requiere de tu atención en el presente.

 

Espero que te haya gustado este artículo sobre Mindfulness. Me encantaría leer en la sección de comentarios, si has practicado alguna de las técnicas que te he compartido o cuáles son tus técnicas favoritas. Si te gustaría más información sobre este tema o te han quedado dudas al respecto, no dudes en escribirlo también.

Valora mi artículo: mindfulness
Media: 5 (5 votos)
Gracias por votar
Alejandra Bustos
Alejandra Bustos es asesora profesional y escritora en Zety. Alejandra es una profesional en el mercado laboral, enfocada en ofrecer las mejores guías y consejos para buscadores de empleo.

Artículos Similares